Que España lidere la producción de la trufa negra ya no es un sueño

El mercado de la trufa negra, tuber melanosporum, está cambiando a  nivel mundial y lo  está haciendo a un ritmo acelerado. Una realidad   que no pasa desapercibida no sólo en los mercados europeos sino también  en el internacional.

El pasado 31 de diciembre el prestiioso periódico New York Times   publicaba un artículo (http://nyti.ms/1Ras6Fh) en el que dejaba  constancia del potencial que España tiene como país productor de  trufa negra, tuber melanosporum, la opacidad que existe en muchos   casos en el sector y la repercusión positiva que el desarrollo de  este mercado tiene en las zonas en las que se establece fijando  población y generando riqueza.

Artículo sobre la trufa negra publicado en el New York Times

Por un lado, el surgimiento de nuevos mercados como los de Chile o  Argentina y la consolidación de otros como el australiano que son  capaces de proveer de este exquisito producto al mercado  internacional a contratemporada con Europa. En la otra cara de la
misma moneda, países como España incrementan el número de  plantaciones año a año y empujan a la Administración a apoyar el  sector con medidas como el “riego social” de Aragón que ayudará a los  truficultores a instalar sistemas de riego en sus cultivos.

En este interesante artículo, el periodista Raphael Minder señala el cambio  climático y el efecto de las distintas guerras del siglo pasado y la  industrialización como las razones que hicieron que los agricultores franceses optaran  por cultivos de ciclos más cortos.

Fuente: Arnau Bach NY Times
Fuente: Arnau Bach NY Times

“El año pasado, Francia produjo 56 toneladas de trufa negra, en comparación con las 1.040 toneladas de 1904, según los datos históricos de la federación francesa de productores de trufa”. Frente a estos datos, las 45 toneladas que España está registrando anualmente.

Sin embargo, el consumo de este producto no es precisamente el punto fuerte en nuestro país, donde el 90% de la producción aproximadamente se vende a países como Francia. El gran reto para España es sin duda, alcanzar el reconocimiento del origen español de la trufa negra y fomentar un mercado interno que es muy minoritario aún.

Enlaces de interés:

Artículo en el New York Times: http://nyti.ms/1Ras6Fh

http://www.trufgourmet.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *